Los agentes inmobilarios trabajan con los compradores y vendedores de viviendas durante el proceso de compraventa, brindando apoyo y orientación, ayudando con tareas que incluyen publicar propiedades, visitar casas para la venta y conectar a los clientes con profesionales legales y financieros.

¿Qué acciones lleva a cabo un agente inmobiliario?

No hay un día igual que otro, pero sí muchas acciones imprescindibles y que todo buen  agente ha de llevar a cabo para lograr alcanzar sus objetivos. También varía si el agente en  ese momento decide ocupar su día en realizar labores de captación de viviendas o si tiene  visitas de potenciales compradores.

En el primero de los casos tendrá que dedicarse a la contratación de fotógrafos, el volcado de inmueble en portales inmobiliarios, bolsa de vivienda y en el propio CRM o base de datos de su compañía. En el segundo de los casos, deberá dedicarse a poner la casa a punto para generar una muy buena primera impresión de sus posibles futuros habitantes.

¿Cuál es el trabajo de un agente inmobiliario?

Un día en la vida del agente inmobiliario esta marcado por la realización de muchas acciones  a lo largo de la jornada e implica adaptarse a las necesidades de sus clientes ofreciéndoles  sus mejores servicios. Y es que, los mejores agentes inmobiliarios son los que te facilitan la  vida sin que tengas que preocuparte por nada. El trabajo de un agente es facilitar la compra y venta de propiedades para su clientes. Hacer que un proceso complicado sea fácil es solo parte de lo que hacen los agentes inmobilarios por los compradores y vendedores. 

¿Cómo es un día en la vida del agente inmobiliario?

Por las mañanas, se puede hacer un seguimiento tanto de antiguos clientes como de  potenciales clientes, o pueden implicar ayudar a un cliente actual a preparar su casa para  vender o visitar a los compradores a través de las casas que están en el mercado, mientras  que las tardes las pueden dedicar a actualizar el marketing y las redes sociales o completar  el papeleo. A menudo, explican a los clientes sobre cosas como los gastos a los que  enfrentarán los compradores al comprar una casa o los inconvenientes de llevar a cabo algo  tan complejo como la compra o venta de una vivienda por su cuenta. Todo esto ni siquiera  roza la superficie de las muchas tareas de un agente inmobiliario. 

Ser agente inmobiliario no consiste en un trabajo con horario fijo de 9 a 17h de lunes a viernes. La mayoría de los agentes no tienen un horario fijo, sino que se adaptan a las necesidades que les ofrece su trabajo. Hay muchos fines de semana que los  agentes inmobiliarios deben trabajar haciendo visitas u organizando jornada de puertas abiertas para visitar la casa con la que están trabajando.

¿Es complicado ser agente inmobiliario?

La vida del agente inmobiliario puede ser un enigma para muchas personas que no lo  conocen desde dentro ya que gran parte del trabajo que realizan puede ser desde casa y es  posible que los clientes no sean conscientes de ello. En resumidas palabras un agente debe estar preparado para en cualquier momento quedar con un posible cliente, visitar una propiedad a menudo más de una vez, recibir llamadas a cualquier hora y poner siempre buena cara. Porque las cualidades siempre van de boca en boca y uno nunca sabe de dónde le puede salir un cliente. 

Si quieres dar el salto al mundo inmobiliario no lo pienses más, envía tu CV a: sara.bernet@remax.es