¿Qué es la responsabilidad?

La responsabilidad consiste en cumplir con las obligaciones, tener cuidado en la toma de decisiones o en la realización de acciones y en asumir las consecuencias de atender a alguien de una manera oportuna y eficiente. Supone cuidarse a uno mismo y a los demás, expresando con estos últimos sentido de comunidad y compromiso.

Gracias a la responsabilidad, somos capaces de cuidarnos los unos a los otros, desempeñar nuestras obligaciones y ejercer nuestros derechos como ciudadanos, favoreciendo al desarrollo familiar, comunitario y social. 

¿Qué responsabilidades hay?

Como se acaba de mencionar, la responsabilidad involucra tanto a uno mismo como a diferentes personas o incluso objetos o situaciones, por ello, se pueden encontrar los siguientes tipos:

  • Responsabilidad con uno mismo
  • Responsabilidad en casa
  • Responsabilidad en la escuela
  • Responsabilidad con nuestros compromisos
  • Responsabilidad ciudadana
  • Responsabilidad civil
  • Responsabilidad social
  • Responsabilidad gubernamental o pública
  • Responsabilidad social individual
  • Responsabilidad fiscal
  • Responsabilidad solidaria
  • Responsabilidad social empresarial o corporativa

¿Cómo son las personas responsables?

Cuando alguien es responsable, no solo se aprecia en su actitud, sino que también influye en sus pensamientos, personalidad y emociones. En primer lugar, son capaces de atribuir tanto el éxito como el fracaso de una acción a sí mismas, es decir, asumen las consecuencias negativas o positivas de las decisiones que han tomado, en lugar de achacarlo a factores externos, saben que su situación no va a cambiar a no ser que tomen las riendas. En segundo lugar, tienen un alto compromiso con todo lo que hacen: son puntuales, saben trabajar en equipo y saben que sus acciones se relacionan con los resultados. Por último, su propia responsabilidad les mantiene con motivación, aunque en ocasiones el ambiente puede favorecer a la falta de motivación y, por tanto, pérdida de responsabilidad. 

¿Por qué hay que ser responsable?

La responsabilidad conlleva obtener beneficios de las acciones que se realizan, ayuda a alcanzar los objetivos marcados, crear valores y dirigir la propia vida. Principalmente, ayuda a desarrollar las siguientes competencias:

  • Honestidad: decir la verdad y cumplir con las promesas va a causar en las personas de alrededor que tengan una impresión positiva sobre uno mismo y lo vean como alguien en el que se puede creer.
  • Autonomía: al asumir las consecuencias de los propios actos, se consigue tomar mejores decisiones.
  • Confianza: es más fácil de conseguir si se es responsable, no solo la de los demás, sino también autoconfianza, lo que suele costar más. Cuando se hace lo correcto, mejora la satisfacción personal y, aunque a veces se cometan errores, se sabe que se ha hecho lo mejor que se ha podido. 

La responsabilidad en el ámbito laboral

Para tener éxito en el ámbito laboral, no solo se debe ser bueno con la tarea a realizar, sino que, entre otras aptitudes y habilidades, también se debe ser responsable. Estas son algunas características que facilitan la responsabilidad laboral:

  • Vincularse con lo que hace sentir pasión e interés para mantener el compromiso con el empleo.
  • Mantener una actitud positiva, pero realista.
  • Ser consciente de lo que realmente se puede asumir y lo que no, es decir, no abarcar más de lo que se puede hacer.

¿Cómo ser más responsable?

Aunque la responsabilidad es un rasgo de la personalidad que se va forjando desde que nacemos, siempre se puede mejorar con ayuda de estas pautas:

  • Ponerse metas
  • Ser objetivo
  • Mantener una rutina
  • Recompensarse
  • Ser sincero con uno mismo
  • Compartir ideas y planes
  • Operacionalizar

Como profesionales, los agentes deben ser capaces de tener la máxima responsabilidad posible, es un negocio que conlleva múltiples tipos de esta y se deben desarrollar adecuadamente las actividades. Por una parte, hay que atender adecuadamente las necesidades de los clientes, se está trabajando con personas y el trato a darles ha de ser el mejor. Por otra parte, se trabajan aspectos legales, fiscales y personales, por lo que hay que realizar todas las actividades correctamente, teniendo en cuenta las leyes y las normas establecidas. Finalmente, los clientes dejan la responsabilidad de la venta en el agente, de modo que se debe tratar con el mayor cuidado a la propiedad, se tiene que desarrollar todo el proceso según lo establecido y hay que hacerse responsable y asumir los problemas que puedan surgir.

Si te consideras una persona responsable o quieres que te ayudemos a mejorarla, apasionada del sector inmobiliario y con ganas de empezar tu proyecto dentro del sector, contacta con nosotros:

irene.broseta@remax.es

C/ Joaquín Costa, 04

963531344


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *