¿Qué es la honestidad?

La honestidad es un valor moral formado por atributos personales (dignidad, sinceridad, justicia, honradez…) que se encuentran dentro de la manera de ser y actuar. Es necesaria si se quiere entablar adecuadamente relaciones interpersonales de calidad, basadas en la confianza y el respeto mutuo.

También, se puede describir como una virtud que poseemos las personas, centrada en el amor a la justicia y la verdad por encima del beneficio propio o la conveniencia. Asimismo, consiste en actuar y hablar siendo fiel a lo que se siente y piensa. 

¿Cómo es una persona honesta?

Cuando una persona es honesta, se mantiene fiel a sus principios a la hora de actuar con los demás (trabajo, familia, amistades, relaciones íntimas…) y con ella misma, es decir, nunca se traiciona a ella misma. Las principales características de una persona honesta son las siguientes:

  • Practica la sinceridad
  • No son hipócritas
  • Son leales
  • No necesitan gustar a todo el mundo
  • Crean vínculos fuertes con las personas
  • Son valientes
  • Mantienen la coherencia
  • Sus relaciones están basadas en la confianza
  • No pierden tiempo en lo que no les gusta
  • No mienten, ni les gustan las mentiras
  • Son relajadas
  • Tienen buena autoestima

¿Cuáles son los beneficios de ser honesto?

Como se ha comentado anteriormente, las personas honestas tienen un perfil característico, pues sus relaciones interpersonales pueden ser diferentes al resto dada su actitud, algunos de los beneficios son los siguientes:

  • Cuando se es honesto, las personas también lo son contigo
  • Se tiene un mayor reconocimiento moral y positivo
  • La calidad de las amistades es mejor
  • Se es más útil para la sociedad
  • La ansiedad es más baja por tener la conciencia tranquila
  • El desarrollo personal es más sólido

¿Qué valor tiene la honestidad en los negocios?

Al iniciar un proyecto es normal tener miedo a ser totalmente sincero con los clientes por el rechazo que se puede tener al dar toda la información, por lo que suelen surgir algunas de las siguientes situaciones:

  • Evitar contestar a una pregunta de la que tienes una respuesta clara
  • Prometer más de lo que se puede ofrecer
  • Callarse cuando los resultados no están siendo los deseados o no se van a poder cumplir los objetivos pactados

Todo eso lleva al mismo desenlace que se teme desde el principio, perder la confianza de los clientes e incluso la venta. Por ello, es importante tener las siguientes consideraciones a la hora de atenderlos:

  • No trabajar con un cliente si no se le puede dar un buen servicio
  • Hacer saber las limitaciones
  • Admitir las equivocaciones y buscar soluciones
  • Usar una comunicación eficaz
  • Respetar la dignidad de los clientes

Cuando se practica la honestidad, los clientes respetan tu misión y se genera confianza, tratándolos como a uno le gustaría que le trataran. Esta es la base de la filosofía de RE/MAX, nos centramos en las necesidades de los clientes y en conseguir su confianza, si nos centramos en las personas, los resultados serán mejores y los agentes conseguirán más satisfacción con su trabajo. Si quieres aprender a desarrollar tu negocio y atender a los clientes honestamente, contacta con nosotros:

irene.broseta@remax.es

C/ Joaquín Costa 04, derecha

963531344


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *