Si conoces a algún agente inmobiliario, probablemente ya te has preguntado, ¿por qué están tan a gusto con su trabajo?  Lo cierto es que esta profesión aporta muchos beneficios y satisfacciones personales. Por eso, si ejercerla despierta tu interés, aquí tienes las respuestas. El agente o asesor inmobiliario es una de las piezas fundamentales del mercado. Sus tareas incluyen actividades diversas como:

  • Captar propiedades
  • Inspeccionar y evaluar inmuebles
  • Organizar visitas
  • Gestionar documentación
  • Acompañar al cliente en todo el proceso de compra/venta

El ambiente de trabajo es sumamente dinámico y, en consecuencia, se requiere de personas comprometidas y con actitud de servicio. Por ello los agentes inmobiliarios son siempre empáticos, poseen buenas habilidades comunicativas y, sobre todo, tienen mucha actitud.

Pero… ¿cuáles son los beneficios de trabajar como asesor inmobiliario?

Los agentes inmobiliarios reconocen, principalmente, cuatro aspectos positivos en su trabajo:

  1. El primero, son los ingresos. Según el portal Indeed, el salario medio de un agente inmobiliario en España es de 30.052 euros brutos anuales. Este promedio se obtiene buscando un valor medio entre los salarios más altos y los más bajos, por lo que los ingresos pueden ser mucho mayores. En este sentido, existe una regla de oro: cuanto más te esfuerces, más dinero ganarás. 
  2. El segundo, es la flexibilidad horaria. Los comerciales inmobiliarios trabajan bajo el régimen de autónomos y gracias a ello, son sus propios jefes. Esto les permite administrar su tiempo según sus necesidades, logrando equilibrar su vida personal con su vida laboral. Un objetivo sumamente difícil de alcanzar cuando se trabaja en relación de dependencia.
  3. El tercero, es la formación continua. El negocio inmobiliario es muy dinámico y esto motiva a los agentes a actualizarse. Pues están siempre al corriente de las tendencias del mercado, la suba y baja de precios y de las necesidades generales de los clientes, entre muchas otras cosas.
  4. El cuarto, pero no por ello menos importante, es la satisfacción de ayudar a alguien más a cumplir sus objetivos. Cuando la venta ya ha terminado, los clientes suelen estar muy agradecidos. Pues comprar un piso es avanzar un paso más en la superación personal. Dicho agradecimiento se transformará automáticamente en satisfacción.

Sabemos por experiencia que el mercado inmobiliario es un mundo lleno de posibilidades. Por eso, si algo de todo esto te resuena, no lo dudes más: tú también puedes ser agente inmobiliario. ¿Quieres unirte al equipo? No dudes en enviarnos tu CV a sara.bernet@remax.es o llamarnos al 963 531 344.